Oro, plata y petróleo: expectativas en las próximas semanas

Market Analysis / 3 Min Read
31 mar. 2021

El oro sigue bajando y trata de alcanzar niveles previos a la pandemia

Las perspectivas del oro han sido bastante inciertas desde que ha comenzado el año 2021. El otro ha comenzado a mostrar una importante fuerza vendedora. Debido a la rápida subida de los tipos de interés a largo plazo es bastante complicado que el oro pueda iniciar una nueva recuperación. Como regla general, es habitual que los inversores decidan retirar capital de los activos de baja rentabilidad, como el oro, para trasladarlo a la renta fija cuando ésta empieza a ofrecer rendimientos más atractivos.

 

De hecho, el haber sido capaz incluso de superar el suelo de 1750 marca una nueva imposición bajista que indica que, al menos mientras se supere la barrera de 1722, el gráfico podría seguir cayendo más. El objetivo establecido en ese caso está en el soporte de 1682, pero está muy claro que una vez supere este ya podremos empezar a apuntar a valores previos a la pandemia, cuando el oro cotizaba en torno a la cifra de 1550.

Son precisamente las perspectivas de recuperación por la pandemia las que están empujando a la baja más rápidamente al oro. Este tipo de oscilaciones también afectaría a determinadas economías que están relacionadas con el oro como es el caso de Australia, Canadá y Sudáfrica, productoras de este metal.

La plata sigue los pasos del oro, aunque su impacto es menor

Por lo que respecta a la plata, esta ha caído a mínimos de dos meses a pesar de los últimos datos de la Fed, lo que demuestra que está empezando a experimentar un movimiento muy parecido al del oro: datos a tener en cuenta han sido la subida de los últimos datos del PIB en Estados Unidos y la mejora del paro semanal como mejor dato desde que comenzase la pandemia.

Es importante que tengamos en cuenta también que, aunque es considerada como metal precioso, la plata tiene, al igual que el paladio o el platino, una creciente demanda para su uso industrial, por lo que su precio está más expuesto al ciclo económico de lo que pueda estarlo el oro. Aunque la Reserva Federal se ha esforzado en recordar una y otra vez que no tienen planes de subir los tipos de interés, hay un temor de que esta promesa no se cumpla y que la reactivación de la economía dispare la inflación y se comience a trazar una nueva hoja de ruta que contradiga a la anterior.

El petróleo amenaza con realizan un cambio de tendencia

Los últimos datos sobre el temor del avance del coronavirus han hecho caer ligeramente al petróleo como consecuencia de un posible descenso en la demanda. Como no, también tenemos que valorar la influencia que tiene en este caso el fortalecimiento del dólar estadounidense.

Un dólar débil tiene un efecto alcista en el precio de las commodities, mientras que si se muestra más fuerte encarece su acceso al resto de compradores de la escena internacional y tiene un efecto bajista en los mismos, tal y como sucede en el día de hoy.

De esta manera, los precios están sometidos a una presión vendedora en aumento. Y la situación podría tornarse todavía más delicada cuando las empresas del sector extractor estadounidense, agrupadas en el American Petroleum Institute (API), publiquen su estimación sobre la evolución semanal de los inventarios de crudo, gasolina y productos destilados.

Descargo de responsabilidad: la información no debe interpretarse como una recomendación; o una oferta de compra o venta; o la solicitud de una oferta para comprar o vender cualquier valor, producto financiero o instrumento; o para participar en cualquier estrategia comercial. Los lectores deben buscar su propio consejo. No se permite la reproducción o redistribución de esta información.

More on this topic

See More News

Abra una cuenta. Opere en minutos.

Empiece su viaje por los mercados con un bróker de confianza, regulado y ganador de múltiples premios.

Empezar Ejecutar Demo